Habitar lo inefable

Miriam Martínez Abellán
Cieza, Murcia, 1978

Artista visual y docente residente en Murcia. Desarrolla diversas actividades culturales relacionadas con el proceso creativo: talleres, conferencias, labores de comisariado y diseño gráfico. Actualmente cuenta con una amplia trayectoria expositiva en espacios nacionales e internacionales. Es licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Murcia y Diplomada en Piano por el Conservatorio Superior de Música Manuel Massotti.

Desarrolla su trabajo creativo a través de la técnica manual del collage analógico, el assemblage, la instalación y el objeto intervenido. Un lenguaje inspirador que la acerca al estilo vintage y el reciclaje. Lejos de lo digital, prefiere una experiencia directa y emotiva con los elementos. Recopila para ello imágenes antiguas a partir de fotografías, postales, libros o revistas, objetos con historia y materiales de diversas texturas. El collage le permite crear un imaginario de códigos híbridos. Utilizar imágenes del pasado para tratar temas del presente.

Crea un universo plástico delicado y genuino en el que se respira vanguardia y experimentación. Bajo una mirada actual, marcada por una apasionada búsqueda de la belleza, reinventa realidades transformando significados, resultado de la yuxtaposición de imágenes, objetos y materiales aparentemente inconexos y en muchos casos anacrónicos. Hacer que dialoguen y se entiendan es un juego divertido y provocador, que transgrede a las técnicas más tradicionales. Plantea una mirada alternativa y activa en el espectador, generando cuestiones de abierta interpretación. En sus obras predominan conceptos relacionados con la conducta humana, el cuerpo, la naturaleza o la memoria, como una forma de construir la identidad a través de los recuerdos y los relativos a la propia existencia. Desarrolla también, como una constante en su obra, una intensa y comprometida reflexión sobre la figura femenina que entremezcla con mensajes irónicos y cuestiones de ámbito social.

Martínez Abellán lleva el collage a otros medios y soportes dándole aplicaciones que van más allá de lo bidimensional. Así, otros elementos que suelen aparecer en sus obras son los objetos encontrados y la instalación. A través de esta nueva búsqueda crea auténticos fetiches simbólicos. También trabaja con la intervención de los mismos, creando una especie de escultura collage a los que designa como poemas objeto: una forma fronteriza entre el arte tridimensional y la literatura que enriquece su estilo propiamente conceptual, donde la mirada del espectador permanece atenta y partícipe ante lo mostrado.

Un halo de surrealismo mágico acompaña toda su obra, de la que se desprende pura poesía visual.

Web:
www. miriammartinezabellan.com
Instagram:
Miriam Martínez Abellán
Twitter:
@miriam_abellan
Facebook:
Collage & others – Miriam Martínez Abellán
Contacto:
contacto@miriammartinezabellan.com

HABITAR LO INEFABLE

Información sobre los collages para ilustrar la Revista Nº2 En los límites de Clásicas y Modernas 2023-24.

Los collages seleccionados de la artista Miriam Martínez Abellán pertenecen a una exposición titulada: “Habitar lo inefable”.
Fue expuesta en la Galería de arte “La Raíz”. En la Calle Rejas de la Virgen 33, Bajo. Granada (España)
Se inauguró el viernes 26 de mayo y estuvo visitable hasta el 18 de junio de 2023.
Además el día 17 de junio con motivo de la clausura la artista impartió un taller de collage titulado “Poesía visual”.
Obras:
Un total de 35 piezas entre collages analógicos y assemblages formaron la muestra. La gran mayoría de las cuales fueron realizadas exprofeso por la artista para ese espacio.

Texto y hoja de sala:

Miriam Martínez Abellán, artista visual, collagista y docente afincada en Murcia, presenta por primera vez en La Raíz una colección de collages analógicos y assemblages que, bajo el título “Habitar lo inefable”, aluden a esos espacios ficticios que se transitan por la estimulante necesidad de evadir el mundo real en busca de rincones más sugerentes. La artista recrea esos lugares donde tiempo e identidad se expanden a través de combinatorias casuales de imágenes fragmentadas, texturas y colores, mezclando el recorte vintage, extraído de varios números de la revista norteamericana LIFE, con patrones de moda de los 60 y otros más actuales, que reflejan de manera visual aquellas extrañezas donde la palabra no llega.

A partir de la técnica del collage, Martínez Abellán transmuta y disecciona la realidad aparente en un nuevo espacio de oníricas estructuras y yuxtaposiciones, donde nuestro contexto diario se diluye por influjo del sueño y la metáfora, en consonancia con los recientes entornos sintéticos creados por el metaverso. Estas piezas ofrecen al espectador una invitación a ir más allá de lo tangible, a perderse por un laberinto mental en el que convive la recreación de lo conocido con el surrealismo y con energías que bloquearon acciones o pensamientos, en una suerte de alegoría que nace de la experiencia. Elementos que se alzan ahora como fecundas fuerzas creativas, alentadas por este novedoso entorno, en busca de certezas intuitivas.

Una vez más, la mirada de la artista focaliza desde lo femenino, por lo que la figura de la mujer se convierte en protagonista, en la parte activa y cuestionada en todas las situaciones. Una
perspectiva con tintes autobiográficos en la que lo masculino, en apariencia secundario, se convierte en sujeto de reflexión y los elementos relacionados con el entorno natural cobran presencia arropando los nuevos lugares que se afrontan desde el otro lado.

Las evocadoras imágenes interpelan al espectador y lo incitan a completar en su mente la historia que sugieren, haciéndolo partícipe del acto creativo. La obra termina en la mirada de quien la percibe, en la mente observadora.

El ensimismamiento, que nos lleva a sentir que estamos en cualquier otra parte alejada de nuestro entorno usual, se muestra como una conducta propia de la artista, como un inspirador refugio asociado con el mundo del subconsciente. Residir en quimeras o espejismos inefables es el resultado determinante de querer habitar otros lugares posibles.

En palabras de la artista:

“Habitar lo inefable me transporta a espacios donde la palabra no llega. Consigo así alcanzar otros lugares posibles a la vez que transitar por las extrañezas del subconsciente. Una invitación a ir más allá de lo tangible, a perderse por un laberinto mental en busca de certezas intuitivas. Siempre con una mirada en femenino que me lleva a lecturas comprometidas y reflexivas sobre la misma”. “Cómo debemos ser vistas las mujeres, cómo nos vemos, cómo nos debemos comportar. Las expectativas sociales sobre nosotras tienen un peso diferente que hace lo contrario a liberarnos y esto subyace en nuestro inconsciente, es algo cultural que afecta a nuestro comportamiento”.

“Reconstruir significados a través de recortes de imágenes puede ser algo parecido a diseñar los espacios que se habitan o recortar sobre patrones nada convencionales. Sentimos la necesidad de expresar los sentimientos contradictorios con los que convivimos. El collage se convierte en una herramienta útil para dar forma a dichas emociones y experimentar otras maneras de comunicarlas”.

Para crear la nueva colección de obras, Miriam Martínez utiliza recortes del pasado, sobre todo de la revista norteamericana LIFE y unos particulares papeles de seda usados, que en su día fueron patrones de moda, en los años 60. Estos le han abierto una nueva perspectiva en la combinatoria de materiales en la que dice sentirse cómoda y “visualmente me fascina”. “Los tonos pastel combinados con el blanco y negro me producen todavía más, la sensación de reciclar no sólo el material si no también las historias que contienen dentro”.

“Con esta colección invito a salir de lo tangible y cotidiano y transitar otros espacios posibles donde atreverse a indagar en lo desconocido. Yo que trabajo mucho con lo visual sería algo parecido a hacer visible lo invisible. Prescindir de la palabra, atravesarla e ir más allá, es algo apasionante. Tomar distancia de ese temblor que a veces provoca la realidad y recrearte en otros mundos, no como una huido, sino como un refugio. Muy unido además al mundo del subconsciente y lo onírico. Se trata de una experiencia muy emocional que conecta con algo interno y personal en cada individuo”.

“Identificar lo que nos emociona en el arte nos conecta con nuestro yo más profundo. Lo que te termina emocionando cuando visualizas una obra de arte es lo que conecta con un sentimiento similar a algo que has vivido o estás viviendo, ya sea en su forma como en su contenido”.

Por Miriam Martínez Abellán